FOO FIGHTERS EN CHRISTCHURCH, NUEVA ZELANDA

10153724_797726613613768_2842203092219809117_n

Mientras el líder de Foo Fighters, Dave Grohl, cantaba el primer tema de la noche -Something From Nothing- en el AMI Stadium de Christchurch (Nueva Zelanda), la letra de la canción se sintió como un guiño para el público que estaba rendido a sus pies.

“El tema es de su último disco “Sonic Highways” y su estribillo “here lies a city on fire” (“aquí yace una ciudad en llamas”) cobró un sentido simbólico al escucharse por las llanuras de la ciudad.

Desde el comienzo, los rockeros estadounidenses encendieron a los 27.000 fanáticos sacadísimos en uno de los mejores shows al aire libre que esta ciudad haya visto.

Los fans de la isla sur de Nueva Zelanda han esperado por años por este show y la banda no los decepcionó.

Los Foo dieron un show feroz mostrando nuevos temas de Sonic Highways como Congregation, así como también apoyándose en sus clásicos: The Pretender, Learn To Fly, My Hero y una versión extendidísima de Monkey Wrench, entre otros.

Son de esas pocas bandas que suenan en vivo como suenan en sus discos de estudio.

“Hoy pude observar a esta hermosa ciudad”, dijo Grohl. “(en bicicleta) seguí el camino que bordea el río y terminé en barrios con casas en las que no vivía nadie… Cuando llegué al océano pensé ‘Estoy feliz de haber venido a esta ciudad con gente tan hermosa”

Cuando dedicó Big Me a la ciudad, todo el público levantó sus brazos y aprobó con el puño apretado las palabras de Grohl.

Un rato después, Dave se adueñó del B-stage en el centro del estadio para regalar un momento más tranquilo con versiones acústicas de Skin And Bones y Wheels para luego unirse a la banda en Times Like These (mientras todos emergían del piso) y ahí las cosas se pusieron interesantes.

Los covers que hicieron de Kiss -Detroit Rock City-, The Faces -Stay With Me, AC/DC -Let There Be Rock- y Queen -Under Pressure- fueron algo inesperado pero inolvidable.

Grohl presentó estos covers diciendo: “Cuando éramos chicos, tocábamos estos temas en un garage. Estos temas nos hicieron querer tocar rock n roll.”

Cuando empezó la intro de Under Pressure, Grohl siguió diciendo: “Doctores y abogados y putos repartidores de pizzas (haciendo alusión a los trabajos más comunes de la gente) pueden besar mi puto ojete! Hoy estoy tocando este tema para ustedes”

Repartidores de pizzas Domino? jaja. Fue grato ver a estos músicos consolidados en lo más alto de su carrera divertirse y disfrutar del momento como si fueran cualquiera de nosotros que estaba ahí. Se sentía una sinceridad brutal en las palabras de Grohl.

Durante uno de los temas, el baterista Taylor Hawkins cerró sus ojos y su cara emanaba una expresión de puro placer, además de sus eternos guiños con Grohl mientras zapan juntos.

Los Foo Fighters claramente hacen esto porque aman esto.

La banda es generosa, también, en todo sentido:

“La próxima vez que vengamos aquí, lo haremos en un lugar mucho más grande Y GRATIS… ya sea en el parque o en la playa. Puede que no lo hagamos hasta 2027, PERO LO HAREMOS!!”

Grohl describió la velada como una hermosa manera de empezar un tour.

“No me gusta decir adiós así que solamente diré esto” dijo Grohl antes de arrancar con Everlong.

El show de 2 horas y media terminó abruptamente.

Los Foo se adjudicaron el mejor miércoles a la noche de la historia de Christchurch.

Fuente: stuff.co.nz

Imagen1