FOO FIGHTERS EN BLACK CAT, WASHINGTON DC.

10686659_740253922694371_960004378402778752_n

Es difícil pensar en en el show super-sorpresa del viernes de Foo Fighters en Black Cat como un regreso a casa para el vocalista Dave Grohl. Amado como ex-ciudadano del norte de Virginia y actual residente de Los Ángeles es de por aquí y y jamás permitió a aquellos que dejó atrás, olvidarse de que él vivió aquí.
Hace varios años, Grohl parece estar en todos lados al mismo tiempo. Aparece en una entrega de premios televisada y en la alfombra roja como así también, toda una semana el programa de David Letterman. Su propia serie de TV debutó en HBO hace dos semanas. Es como si los Foo Fighters fueran una franquicia actualmente tipo Ringling Brothers o los Harlem Globetrotters, en la cual dos o más compañías usan su nombre a través del mundo en todo momento para satisfacer a la gente.

Grohl seguramente hizo todo lo posible para satisfacer la demanda que la gente de Washington tiene para su producto. El premio para todas las personas que dejaron de lado sus actividades el martes pasado y salieron corriendo al Black Cat para hacer cola durante horas con el fin de conseguir entradas fue un gran show de tres horas de sudor, diversión, y puro rock en el que no quedaba otra que cantar hasta quedarse afónico. Desde que empezó hasta que terminó, Grohl se movió, revoleó la cabeza y se gritó todo. Y qué manera de gritar!!! “Learn to Fly”, “My Hero”, “Times Like These”, “Everlong” y casi todas las grandes canciones de Foo empezaban con la banda improvisando melodías tranquilas para explotar todo después. Por momentos uno se puede imaginar a Grohl cantándole canciones de cuna a sus hijas pero después de un rato termina gritándoles hasta dejarlas pálidas. Será casual que su primera banda en Washington DC se llamaba Scream (grito)?

Hizo que la gente se sintiera afortunada al decir que tranquilamente podrían haber hecho un show en el RFK Stadium (en el que acaban de confirman que tocarán el año que viene) pero que sin embargo quiso tocar en un pequeño club como Black Cat. Siempre aclarando que las influencias que tuvo cuando era un pibe siguen siendo al día de hoy tan fuertes como antes. Eso explica la serie de covers que la banda tocó: “Stiff Competition” de Cheap Trick (cantado por el baterista Taylor Hawkins), “Breakdown”, de Tom Petty, “Miss You” de The Rolling Stones “Ain’t Talkin ‘Bout Love” de Van Halen.

Los Foo tocaron una nueva canción, “The Feast And The Famine”, que tenía un sinfin de referencias sobre el capítulo que se emitió ayer sobre Washington DC e invitó a los miembros del trío local RDGLDGRN al escenario, para promover la actual escena de Washington y para añadir algo de baile a la mezcla de rock.

La actual gira que vienen haciendo en pequeños clubs pretende fomentar la serie de HBO de Grohl, “Sonic Highways”. En el programa, visita un estudio de grabación diferente en algún lugar de los Estados Unidos cada semana y ofrece una síntesis en la escena local de la música de cada lugar. El episodio de esta semana, que se emitió en pantallas gigantes en Black Cat, antes de que toquen los Foo, se centró en los estudios Inner Ear de Arlington, el punk rock de Washington DC y leyendas del go-go (estilo oriundo de la zona que combina funk, rap y hip hop). Se pudieron ver un montón de clips viejos de íconos locales como Chuck Brown y Bad Brains.

Por momentos la gente se ponía ansiosa por el show y dejaban de prestarle atención al programa pero cuando apareció Ian MacKaye (Minor Threat, Fugazi) confesando que alguna vez prefirió a Ted Nugent en vez de Los Ramones o The Clash, la gente aplaudíó como loca. Todo esto se coronó cuando el capítulo terminó con los créditos, sonando de fondo Waiting Room de Fugazi. Fue como si derepente todo el bar se callara y empezaron a gritar la canción todos juntos.

Fuente: Washington Post
Traducción: Foo Fighters Argentina