CONCRETE AND GOLD (2017)

Foo-Fighters-foto-3-2017.jpeg

Concrete and Gold es el noveno álbum de estudio de Foo Fighters y fue lanzado el 15 de septiembre de 2017.

La primera idea de la banda para éste álbum era la creación de un estudio en el anfiteatro Hollywood Bowl en California y grabarlo en vivo frente a unas 20.000 personas. Sin embargo, Dave Grohl perdió interés al enterarse de que ya había sido hecho por PJ Harvey con sus sesiones de grabación de 2015 para su álbum The Hope Six Demolition Project.
A principios de 2016, la banda anunció que estarían en un hiato indefinido. Aunque no se dieron razones en ese momento, en 2017, Grohl admitió a Rolling Stone que él todavía estaba recuperándose de la lesión que sufrió en 2015 en un show en Suecia. Quería mantenerse alejado de la música durante todo un año, mientras se recuperaba. Sin embargo, a los seis meses, comenzó a escribir las letras para éste nuevo álbum.

Las primeras sesiones de escritura sólo involucraron a Grohl, quien siguió estando aislado de la banda, aunque inicialmente luchó, sintiéndose “fuera de práctica” y “atrofiado creativamente” debido a la ruptura más larga que la habitual de la música. Grohl alquiló una estancia en Ojaji, California, para poder concentrarse en largos períodos de escritura “Traje una caja de vino y me senté en ropa interior con un micrófono durante unos cinco días, escribiendo”. Después de doce o trece ideas ásperas trazadas, se las mostró a los otros integrantes, que compartieron la creencia de que Grohl estaba en el buen camino con el trabajo realizado. Feliz con su trabajo, pero sintiendo que el material todavía necesitaba más desarrollo, Grohl llegó a pensar en contratar a un productor de música.

La banda terminó trabajando con el productor de música Greg Kurstin en el álbum. Grohl había estado escuchando el trabajo de él y estaba muy impresionado, diciendo “es mucho más sofisticado que cualquier cosa que escuché jamás.” Grohl se acercó a Kurstin, y se enteró de que había tomado un hiato con su banda para centrarse en su trabajo como productor de música, producción de canciones para Sia y Adele, entre otros . Los dos estaban interesados en el reto de trabajar en conjunto – Kurstin nunca había trabajado en un álbum de rock pesado, mientras que Grohl nunca había trabajado con un compositor pop – y decidieron hacerlo.

“El último par de álbumes tratamos de salir de nuestra zona de confort.” Pensé, ‘¿Qué es lo más extraño para esta banda en este momento?’ Y luego me di cuenta de que era sólo ir a un estudio y hacer un puto álbum como una banda normal”. Dijo Dave Grohl, comparando las sesiones de grabación de Concrete y Gold con Sonic Highways de 2014, que fue grabado en diferentes estudios alrededor de los Estados Unidos, y Wasting Light de 2011, el cual hicieron en el garaje de Grohl para emular el proceso de grabación de los años noventa.

La grabación se realizó en EastWest Studios, donde la banda frecuentemente se encontraba con otros músicos. Las sesiones de grabación con frecuencia culminaban en grandes barbacoas. Así fue cómo la banda se hizo con colaboraciones de alto perfil en el álbum.
La banda trabajó con Shawn Stockman en la canción titulada “Concrete and Gold”, que surgió de una reunión casual entre Grohl y Stockman en el estacionamiento del estudio. El legendario Paul McCartney también colabora tocando la batería en “Sunday Rain”. “Paul McCartney tocará batería en una de nuestras canciones. Él es un amigo. Lo conocemos desde hace mucho tiempo. Es genial. Es la persona más maravillosa en el mundo. Es un gran tipo“, dijo Dave en una entrevista.
En “La Dee Da” colabora nada más y nada menos que Alison Mosshart, vocalista y frontwoman de The Kills.

‘Este álbum tiene más giros y vueltas que una audiencia en vivo del Senado. Como una gran caja de chocolates. Espero que tengas hambre.’- dijo Dave Grohl.
‘Yo quería que el sonido fuese el del mejor álbum de Foo Fighters. Hacer un álbum brutal de rock pero que tuviese el sentido de la melodía y los arreglos de Greg Kurstin… La versión de “Sgt. Peppers” hecha por Motorhead… O algo parecido. agregó.

Liricamente, el álbum se basa en torno a los pensamientos de Grohl sobre el futuro de los Estados Unidos – “políticamente, personalmente, como padre, estadounidense y músico”.
“The sky is a neighborhood” y “T-Shirt” representan una cosmovisión más sombría de Grohl, las dos canciones muestran su preocupación por el futuro de la humanidad y el deseo de escapismo, respectivamente. La elección y la presidencia de Donald Trump fue citada como una enorme influencia.

Para celebrar la publicación del disco, Grohl ha decidido tirar la casa por la ventana, organizando un gran festival “Cal Jam Fest” el 7 de octubre en el Glen Helen Regional Park de San Bernardino, California. Un solo día en el que, además de Grohl y los suyos, se reunirán Queens of the Stone Age, Cage The Elephant, Liam Gallagher, The Kills, Royal Blood, Japandroids, Wolf Alice, Bob Mould, The Struts, Bully, Circa Waves, Babes in Toyland, Adia Victoria, Fireball Ministry, The Obsessed, Pinky Pinky, Starcrawler o White Reaper, entre otros.